Tradicionalmente, las inmobiliarias siempre han tenido una oficina en la que realizar todas las gestiones diarias. En la oficina no sólo trabajan tus empleados, sino que también sirve para recibir visitas, tener un escaparate de cara al público, y mucho más.

El problema es que los compradores recurren cada vez más a Internet para comprar casas.

En lugar de visitar una zona a pie, muchos optan por visitar portales como Idealista o Fotocasa para hacer una visita virtual del inmueble. Desde la comodidad de su casa, claro. Si ya no hace falta recibir clientes en una oficina, ¿podría funcionar una inmobiliaria 100% online?

¿Necesitas realmente una oficina para tu inmobiliaria?

Lo habitual de toda agencia inmobiliaria es tener una oficina. Preferiblemente, localizada en una zona muy transitada para que todo el mundo vea que existes.

Te levantas cada mañana, abres tus puertas, y realizas tus gestiones mientras la gente observa tu escaparate y tu cartera de inmuebles. Con suerte, tu escaparate llamará la atención de algunas personas y se pararán a echar un vistazo. Y quizás puedas tener un comprador potencial este manos.

Pero realmeente, tener oficina no sirve para mucho más

La utilidad de tener oficina en una inmobiliaria

Normalmente, necesitas una oficina física para hacer las siguientes tareas del día a día:

  • Recibir clientes interesados y reunirse con ellos
  • Mostrar tu escaparate al público y promocionar tus inmuebles
  • Tener a tus empleados en un solo lugar
  • Hacer presencia y mostrar tu marca

Pero salvo recibir a los clientes en persona, todo lo demás se puede realizar de forma 100% online y sin oficina. Cada día que pasa surgen nuevas tecnologías que te permiten promocionarte a través de Internet– por ejemplo, puedes ofrecer tours virtuales directamente en tu página web, o trabajar con un equipo 100% remoto gracias a todas las herramientas de comunicación que existen.

La gente compra casas por Internet

Durante los últimos años, la gente ha pasado de buscar casa por la calle a mirar directamente en Internet.

La nueva forma de comprar un piso consiste en buscar en Google, o entrar a uno de los principales portales inmobiliarios para ver lo que hay por la zona. De hecho, es una de las razones por las que las inmobiliarias dependen demasiado de los portales hoy en día.

Cuando se interesan por tu piso, lo normal es concretar una visita sin tener que pasar por la oficina. Y si les gusta el inmueble, sólo queda negociar y firmar la compraventa de la vivienda– en el notario, no en tu local.

Personalmente, he tenido la oportunidad de ver ambos lados de la compraventa de un piso hace poco, y la oficina de la inmobiliaria no ha sido necesaria en ningún momento.

Cómo ser una inmobiliaria 100% online

Puesto que tener una oficina para tu inmobiliaria no es necesario, ¿vale la pena montar una inmobiliaria totalmente online? Hay argumentos a favor y en contra de quitarte la oficina, así que vamos a verlos uno a uno:

Un local de venta al público sale caro

La principal ventaja de no tener oficina es que te ahorras muchos gastos. De hecho, sólo con el alquiler del local se puede pagar fácilmente el salario de uno (o varios) de tus empleados. Sólo fíjate en todos los gastos:

  • Facturas de luz y agua
  • Limpieza del local
  • Materiales de oficina
  • Tecnología: ordenadores, impresoras, etc…
  • Escaparates LED o luminosos
  • Alarma de seguridad
  • Mobiliario y sillas de oficina

Todos estos gastos sólo sirven para poder funcionar como oficina. No te van a aportar más ventas, ni van a hacer que tu agencia inmobiliaria destaque por encima de otras. Este es sólo el punto de partida para cualquier negocio que quiere tener una presencia física.

Prescindir de una oficina puede ser una buena forma de abaratar costes, sobre todo si estás empezando. En lugar de alquilar una oficina y realizar todo el papeleo, puedes hacer uso de un coworking, o un despacho en un centro de negocios.

Así, te puedes enfocar en el propio negocio y no en mantenerlo.

¿Menos credibilidad… por no tener oficina?

Un argumento a favor de tener oficina es que aporta más credibilidad y confianza. Pero yo no lo veo así.

La credibilidad no es algo que se crea con un local bien ubicado, sino con un servicio al cliente inmejorable. A un comprador potencial no le importa qué tan bonito es tu despacho, sino que le puedas conseguir la casa que busca, a un buen precio, y con un proceso sin dolores de cabeza.

De hecho, sólo tienes que fijarte en los portales inmobiliarios. Ninguno de ellos tiene una oficina de venta al público, y sin embargo generan una inmensa cantidad de compradores potenciales cada día. Sobra decir que el nombre de Idealista o Fotocasa carga con mucha credibilidad:

Todo esto sólo se consigue a base de branding inmobiliario. Es decir, invertir en crear una marca que la gente reconozca y que transmita confianza. Hacer branding es un proceso lento, y consiste en seguir una estrategia de marketing inmobiliario de forma consistente durante muchos años.

Necesitas un punto de reunión para tus clientes

Aunque a tu cliente no le importe el tamaño de tu oficina, seguirás necesitando un lugar donde recibirlos. Un despacho puede ser un buen punto de partida, ya que es más barato que una oficina y te permite acomodar visitas con facilidad.

Pero si decides ser una inmobiliaria 100% online, también hay muchas formas de interactuar con un comprador a través de Internet. Por ejemplo, puedes usar un software de videoconferencia para reunirte en tiempo real. O utilizar un CRM inmobiliario para gestionar tus documentos y enviarlos por email. A día de hoy, existe una herramienta para cada necesidad de la empresa:

Todo esto puede parecer muy impersonal, pero todo depende de cómo quieres orientar tu negocio.

En muchos casos, a un cliente no le importará un trato a distancia si le ofreces soluciones rápidas y en el momento. Lo mismo ocurre con tu oferta; si tienes menos gastos, es posible que puedas ofrecer precios más competitivos.

Menos productividad y control

Tengas oficina o no, la productividad es muy importante para tu inmobiliaria. Si no tienes oficina, debes estar seguro de que tu equipo trabaja igualmente duro por cuenta propia.

Esto depende de la cultura de empresa que hayas generado, pero en todo caso el trabajo remoto está demostrado que funciona. Hay empresas muy grandes que permiten trabajar desde casa (o desde sus propios despachos), y que son igualmente rentables. Por ejemplo Kelloggs, Repsol, o Indra.

Todo esto se consigue con una buena organización, unos procesos operativos bien planteados, y una forma clara de comunicarse. Si tu equipo tiene claro que debe dedicar un horario de su tiempo estrictamente a trabajar, la oficina deja de ser tan importante.

El escaparate de la inmobiliaria puede atraer clientes

Una desventaja de tu inmobiliaria online es que no tienes un escaparate para atraer clientes. Los escaparates siguen siendo una forma de publicidad pasiva bastante asequible– estás enseñando tu cartera de viviendas a todo el que pasa por delante de tu oficina, por un coste mínimo.

Pero también debes tener en cuenta que los carteles no son demasiado efectivos.

Un escaparate no permite buscar rápidamente una oferta concreta, ni tampoco te da la posibilidad de enseñar toda tu cartera. Como mucho, se podría decir que sirven para hacer que un cliente entre en tu agencia para preguntar.

Además de eso, también hay que saber si tu escaparate resulta efectivo para atraer clientes. Puede que estés ubicado en una avenida central de tu ciudad y que mucha gente se interese en tus pisos.

Pero también es posible que sea una pérdida de tiempo, y que te sea mucho más rentable obtener leads a través de la página web.

Ante todo, ten en cuenta que el escaparate requiere un mantenimiento. Tienes que imprimir las fichas en buena calidad, y asegurarte de que toda la información está actualizada. Si resulta que el escaparate no hace nada, podrías enfocar tus esfuerzos a otros canales de venta.

¿La solución? Medir dónde te ha conocido cada comprador potencial y ver cuántas ventas provienen de tu escaparate. Esto lo puedes hacer con un CRM inmobiliario como Hemtown, claro está.

Las inmobiliarias sin oficina pueden funcionar

En resumen, montar una inmobiliaria sin oficina física y que sea rentable es perfectamente posible. Simplemente tienes que tener clara tu propuesta de valor:

  • ¿A quién le estoy vendiendo?
  • ¿Qué espera el cliente de mí?
  • ¿Qué tipo de inmuebles vendo?

Lógicamente, una inmobiliaria de lujo como Engel & Volkers necesita un espacio donde presentar sus inmuebles y recibir a un comprador. Es parte de la experiencia que ofrecen.

Pero cada inmobiliaria es única y se puede enfocar en un nicho específico del mercado. Y en muchos de ellos, un servicio 100% online puede que funcione.