En España hay decenas de miles de agencias inmobiliarias. Algunas son grandes empresas que cierran múltiples ventas cada día, mientras que otras son más modestas y se conforman con unas pocas operaciones al año.

Además de eso, montar una inmobiliaria cuesta poco y se puede hacer con pocos recursos. En el mercado inmobiliario se puede emprender por cuenta propia y sin hacer una gran inversión, así que cada día hay más competencia.

¿Entonces, cómo es posible diferenciarse ante frente a otras inmobiliarias?